Principal Una breve historia de la humanidad: De animales a dioses
Due to the technical work on the site downloading books (as well as file conversion and sending books to email/kindle) may be unstable from May, 27 to May, 28 Also, for users who have an active donation now, we will extend the donation period.

Una breve historia de la humanidad: De animales a dioses

Año:
2014
Idioma:
spanish
Páginas:
466
File:
PDF, 5.33 MB
Descarga (pdf, 5.33 MB)

You may be interested in Powered by Rec2Me

 
 
You can write a book review and share your experiences. Other readers will always be interested in your opinion of the books you've read. Whether you've loved the book or not, if you give your honest and detailed thoughts then people will find new books that are right for them.
1

K Visle i obratno

Año:
1927
Idioma:
russian
File:
PDF, 165.99 MB
2

Green: A Field Guide to Marijuana

Año:
2015
Idioma:
english
File:
EPUB, 6.73 MB
Hace 100.000 años al menos seis especies de humanos habitaban la Tierra. Hoy solo queda
una, la nuestra: Homo sapiens. ¿Cómo logró nuestra especie imponerse en la lucha por la
existencia? ¿Por qué nuestros ancestros recolectores se unieron para crear ciudades y
reinos? ¿Cómo llegamos a creer en dioses, en naciones o en los derechos humanos; a
confiar en el dinero, en los libros o en las leyes? ¿Cómo acabamos sometidos a la
burocracia, a los horarios y al consumismo? ¿Y cómo será el mundo en los milenios
venideros? En De animales a dioses Yuval Noah Harari traza una breve historia de la
humanidad, desde los primeros humanos que caminaron sobre la Tierra hasta los radicales y
a veces devastadores avances de las tres grandes revoluciones que nuestra especie ha
protagonizado: la cognitiva, la agrícola y la científica. A partir de hallazgos de disciplinas tan
diversas como la biología, la antropología, la paleontología o la economía, Harari explora
cómo las grandes corrientes de la historia han modelado nuestra sociedad, los animales y
las plantas que nos rodean e incluso nuestras personalidades. ¿Hemos ganado en felicidad
a medida que ha avanzado la historia? ¿Seremos capaces de liberar alguna vez nuestra
conducta de la herencia del pasado? ¿Podemos hacer algo para influir en los siglos futuros?
Audaz, ambicioso y provocador, este libro cuestiona todo lo que creíamos saber sobre el ser
humano: nuestros orígenes, nuestras ideas, nuestras acciones, nuestro poder… y nuestro
futuro.

Yuval Noah Harari

De animales a dioses
Breve historia de la humanidad
ePub r1.0
T it ivillus 23.04.15

Título original: From Animals into Gods: A Brief History of Humankind
Yuval Noah Harari, 2014
Traducción: Joandomènec Ros i Aragonès
Fotografía de portada: Shutterstock
Editor digital: Titivillus
ePub base r1.2

En recuerdo cariñoso de mi padre,
Shlomo Harari

La línea temporal de la historia

Años antes del presente
13.500
millones

Aparecen la materia y la energía. Inicio de la física.
Aparecen los átomos y las moléculas. Ini; cio de la química.

4.500
millones
3.800
millones
6 millones
2,5 millones
2 millones
500.000
300.000
200.000
70.000
45.000
30.000
16.000
13.000
12.000
5.000
4.250
2.500

2.000
1.400
500

200
El presente

El futuro

Formación del planeta Tierra.
Aparición de los organismos. Inicio de la biología.
Última abuela común de humanos y chimpancés.
Evolución del género Homo en África. Primeros utensilios líticos.
Los humanos se extienden desde África a Eurasia.
Evolución de las diferentes especies humanas.
Los neandertales aparecen por evolución en Europa y Oriente Próximo.
Uso cotidiano del fuego.
Aparición de Homo sapiens por evolución en África oriental.
La revolución cognitiva. Aparición de lenguaje ficticio.
Inicio de la historia. Los sapiens se extienden fuera de África.
Los sapiens colonizan Australia. Extinción de la megafauna australiana.
Extinción de los neandertales.
Los sapiens colonizan América. Extinción de la megafauna americana.
Extinción de Homo floresiensis. Homo sapiens es la única especie humana superviviente.
La revolución agrícola. Domesticación de plantas y animales. Asentamientos permanentes.
Primeros reinos, escritura y dinero. Religiones politeístas.
Primer imperio: el Imperico acadio de Sargón.
Invención de la acuñación: dinero universal.
El Imperio persa; un orden político universal «para beneficio de todos los humanos».
Budismo en la India: una verdad universal «para liberar del sufrimiento a todos los seres».
Imperio Han en la China. Imperio romano en el Mediterráneo. Cristianismo.
Islam.
La revolución científica. La humanidad admite su ignorancia y empieza a adquirir un poder sin precedentes.
Los europeos empiezan a conquistar América y los océanos. Todo el planeta se convierte en una única liza histórica.
Auge del capitalismo.
La revolución industrial. Familia y comunidad son sustituidas por Estado y mercado. Extinción masiva de plantas y
animales.
Los humanos trascienden los límites del planeta Tierra.
Las armas nucleares amenazan la supervivencia de la humanidad.
Los organismos son cada vez más modelados por el diseño inteligente que por la selección natural.
¿El diseño inteligente se convierte en el principio básico de la vida?
¿Homo sapiens es sustituido por superhumanos?

Parte I

La revolución cognitiva

FIGURA 1. Impresión de una mano efectuada hace unos 30.000 años, en la pared de la cueva de Chauvet-Pont-d’Arc, en
el sur de Francia. Tal vez alguien intentó decir «¡Yo estuve aquí!».

1
Un animal sin importancia

Hace unos 13.500 millones de años, materia, energía, tiempo y espacio tuvieron su origen en lo que
se conoce como el big bang. El relato de estas características fundamentales de nuestro universo se
llama física.
Unos 300.000 años después de su aparición, materia y energía empezaron a conglutinarse en
estructuras complejas, llamadas átomos, que después se combinaron en moléculas. El relato de los
átomos, las moléculas y sus interacciones se llama química.
Hace unos 3.800 millones de años, en un planeta llamado Tierra, determinadas moléculas se
combinaron para formar estructuras particularmente grandes e intrincadas llamadas organismos. El
relato de los organismos se llama biología.
Hace unos 70.000 años, organismos pertenecientes a la especie Homo sapiens empezaron a
formar estructuras todavía más complejas llamadas culturas. El desarrollo subsiguiente de estas
culturas humanas se llama historia.
Tres revoluciones importantes conformaron el curso de la historia: la revolución cognitiva
marcó el inicio de la historia hace unos 70.000 años. La revolución agrícola la aceleró hace unos
12.000 años. La revolución científica, que se puso en marcha hace solo 500 años, bien pudiera poner
fin a la historia e iniciar algo completamente diferente. Este libro cuenta el relato de cómo estas tres
revoluciones afectaron a los humanos y a los organismos que los acompañan.

Hubo humanos mucho antes de que hubiera historia. Animales muy parecidos a los humanos
modernos aparecieron por primera vez hace unos 2,5 millones de años. Pero durante innumerables
generaciones no destacaron de entre la miríada de otros organismos con los que compartían sus
hábitats.
En una excursión por África oriental hace dos millones de años, bien pudiéramos haber
encontrado un reparto familiar de personajes humanos: madres ansiosas que acariciarían a sus bebés
y grupos de niños despreocupados que jugarían en el fango; adolescentes temperamentales que se
enfadarían ante los dictados de la sociedad, y ancianos cansados que solo querrían que se les dejara
en paz; machos que se golpearían el pecho intentando impresionar a la belleza local, y matriarcas
sabias y viejas que ya lo habrían visto todo. Estos humanos arcaicos amaban, jugaban, formaban
amistades íntimas y competían por el rango social y el poder… pero también lo hacían los
chimpancés, los papiones y los elefantes. No había nada de especial en ellos. Nadie, y mucho menos
los propios humanos, tenían ningún atisbo de que sus descendientes caminarían un día sobre la Luna,
dividirían el átomo, desentrañarían el código genético y escribirían libros de historia. Lo más
importante que hay que saber acerca de los humanos prehistóricos es que eran animales
insignificantes que no ejercían más impacto sobre su ambiente que los gorilas, las luciérnagas o las
medusas.

Los biólogos clasifican a los organismos en especies. Se dice que unos animales pertenecen a la
misma especie si tienden a aparearse entre sí, dando origen a descendientes fértiles. Caballos y asnos
tienen un antepasado común reciente y comparten muchos rasgos físicos, pero muestran muy poco
interés sexual mutuo. Se aparean si se les induce a hacerlo; sin embargo, sus descendientes, llamados
mulas y burdéganos, son estériles. Por ello, las mutaciones en el ADN de asno nunca pasarán al
caballo, o viceversa. En consecuencia, se considera que los dos tipos de animales son dos especies
distintas, que se desplazan a lo largo de rutas evolutivas separadas. En cambio, un bulldog y un
spaniel pueden tener un aspecto muy diferente, pero son miembros de la misma especie y comparten
el mismo acervo de ADN. Se aparearán fácilmente, y sus cachorros crecerán y se aparearán con otros
perros y engendrarán más cachorros.
Las especies que evolucionaron a partir de un ancestro común se agrupan bajo la denominación
de «género». Leones, tigres, leopardos y jaguares son especies diferentes dentro del género
Panthera. Los biólogos denominan a los organismos con un nombre latino en dos partes, el género
seguido de la especie. Los leones, por ejemplo, se llaman Panthera leo, la especie leo del género
Panthera. Presumiblemente, todo el que lea este libro es un Homo sapiens: la especie sapiens (sabio)
del género Homo (hombre).
Los géneros, a su vez, se agrupan en familias, como las de los gatos (leones, guepardos, gatos
domésticos), los perros (lobos, zorros, chacales) y los elefantes (elefantes, mamuts, mastodontes).
Todos los miembros de una familia remontan su linaje hasta una matriarca o un patriarca fundadores.
Todos los gatos, por ejemplo, desde el minino doméstico más pequeño hasta el león más feroz,
comparten un antepasado felino común que vivió hace unos 25 millones de años.
También Homo sapiens pertenece a una familia. Este hecho banal ha sido uno de los secretos más
bien guardados de la historia. Durante mucho tiempo, Homo sapiens prefirió considerarse separado
de los animales, un huérfano carente de familia, sin hermanos ni primos y, más importante todavía,
sin padres. Pero esto no es así. Nos guste o no, somos miembros de una familia grande y
particularmente ruidosa: la de los grandes simios. Nuestros parientes vivos más próximos incluyen a
los chimpancés, los gorilas y los orangutanes. Los chimpancés son los más próximos. Hace
exactamente 6 millones de años, una única hembra de simio tuvo dos hijas. Una se convirtió en el
ancestro de todos los chimpancés, la otra es nuestra propia abuela.

ESQUELETOS EN EL ARMARIO
Homo sapiens ha mantenido escondido un secreto todavía más inquietante. No solo poseemos una
abundancia de primos incivilizados; hubo un tiempo en que tuvimos asimismo unos cuantos
hermanos y hermanas. Estamos acostumbrados a pensar en nosotros como la única especie humana
que hay, porque durante los últimos 10.000 años nuestra especie ha sido, efectivamente, la única
especie humana de estos pagos. Pero el significado real de la palabra humano es «un animal que
pertenece al género Homo», y hubo otras muchas especies de este género además de Homo sapiens.
Por otra parte, como veremos en el último capítulo del libro, quizá en el futuro no muy distante

tendremos que habérnoslas de nuevo con humanos no sapiens. A fin de aclarar este punto, usaré a
menudo el término «sapiens» para denotar a los miembros de la especie Homo sapiens, mientras que
reservaré el término «humano» para referirme a todos los miembros actuales del género Homo.
Los humanos evolucionaron por primera vez en África oriental hace unos 2,5 millones de años, a
partir de un género anterior de simios llamado Australopithecus, que significa «simio austral». Hace
unos dos millones de años, algunos de estos hombres y mujeres arcaicos dejaron su tierra natal para
desplazarse a través de extensas áreas del norte de África, Europa y Asia e instalarse en ellas. Puesto
que la supervivencia en los bosques nevados de Europa septentrional requería rasgos diferentes que
los necesarios para permanecer vivo en las vaporosas junglas de Indonesia, las poblaciones humanas
evolucionaron en direcciones diferentes. El resultado fueron varias especies distintas, a cada una de
las cuales los científicos han asignado un pomposo nombre en latín.
Los humanos en Europa y Asia occidental evolucionaron en Homo neanderthalensis («hombre
del valle del Neander»), a los que de manera popular se hace referencia simplemente como
«neandertales». Los neandertales, más corpulentos y musculosos que nosotros, sapiens, estaban bien
adaptados al clima frío de la Eurasia occidental de la época de las glaciaciones. Las regiones más
orientales de Asia estaban pobladas por Homo erectus, «hombre erguido», que sobrevivió allí durante
cerca de dos millones de años, lo que hace de ella la especie humana más duradera de todas. Es
improbable que este récord sea batido incluso por nuestra propia especie. Es dudoso que Homo
sapiens esté aquí todavía dentro de 1.000 años, de manera que dos millones de años quedan realmente
fuera de nuestras posibilidades.
En la isla de Java, en Indonesia, vivió Homo soloensis, «el hombre del valle del Solo», que estaba
adaptado a la vida en los trópicos. En otra isla indonesia, la pequeña isla de Flores, los humanos
arcaicos experimentaron un proceso de nanismo. Los humanos llegaron por primera vez a Flores
cuando el nivel del mar era excepcionalmente bajo y la isla era fácilmente accesible desde el
continente. Cuando el nivel del mar subió de nuevo, algunas personas quedaron atrapadas en la isla,
que era pobre en recursos. Las personas grandes, que necesitan mucha comida, fueron las primeras
en morir. Los individuos más pequeños sobrevivieron mucho mejor. A lo largo de generaciones, las
gentes de Flores se convirtieron en enanos. Los individuos de esta especie única, que los científicos
conocen como Homo floresiensis, alcanzaban una altura máxima de solo un metro, y no pesaban más
de 25 kilogramos. No obstante, eran capaces de producir utensilios de piedra, e incluso
ocasionalmente consiguieron capturar a algunos de los elefantes de la isla (aunque, para ser justos,
los elefantes eran asimismo una especie enana).
En 2010, otro hermano perdido fue rescatado del olvido cuando unos científicos que excavaban
en la cueva Denisova, en Siberia, descubrieron un hueso del dedo fósil. El análisis genético demostró
que el dedo pertenecía a una especie previamente desconocida, que fue bautizada como Homo
denisova. Quién sabe cuántos otros parientes nuestros perdidos esperan a ser descubiertos en otras
cuevas, en otras islas y en otros climas.
Mientras estos humanos evolucionaban en Europa y Asia, la evolución en África oriental no se
detuvo. La cuna de la humanidad continuó formando numerosas especies nuevas, como Homo
rudolfensis, «hombre del lago Rodolfo», Homo ergaster, «hombre trabajador», y finalmente nuestra
propia especie, a la que de manera inmodesta bautizamos como Homo sapiens, «hombre sabio».
Los miembros de algunas de estas especies eran grandes y otros eran enanos. Algunos eran
cazadores temibles y otros apacibles recolectores de plantas. Algunos vivieron solo en una única isla,

mientras que muchos vagaban por continentes enteros. Pero todos pertenecían al género Homo.
Todos eran seres humanos (véase la figura 2).

FIGURA 2. Nuestros hermanos, según reconstrucciones especulativas. De izquierda a derecha: Homo rudolfensis (África
oriental); Homo erectus (Asia oriental), y Homo neanderthalensis (Europa y Asia occidental). Todos son humanos.

Es una falacia común considerar que estas especies se disponen en una línea de descendencia
directa: H. ergaster engendró a H. erectus, este a los neandertales, y los neandertales evolucionaron y
dieron origen a nosotros. Este modelo lineal da la impresión equivocada de que en cualquier
momento dado solo un tipo de humano habitaba en la Tierra, y que todas las especies anteriores eran
simplemente modelos más antiguos de nosotros. Lo cierto es que desde hace unos 2 millones de años
hasta hace aproximadamente 10.000 años, el mundo fue el hogar, a la vez, de varias especies
humanas. ¿Y por qué no? En la actualidad hay muchas especies de zorros, osos y cerdos. La Tierra de
hace cien milenios fue hollada por al menos seis especies diferentes de hombres. Es nuestra
exclusividad actual, y no este pasado multiespecífico, lo que es peculiar… y quizá incriminador.
Como veremos en breve, los sapiens tenemos buenas razones para reprimir el recuerdo de nuestros
hermanos.

EL COSTE DE PENSAR
A pesar de sus muchas diferencias, todas las especies humanas comparten varias características
distintivas. La más notable es que los humanos tienen un cerebro extraordinariamente grande en
comparación con el de otros animales. Los mamíferos que pesan 60 kilogramos tienen en promedio
un cerebro de 200 centímetros cúbicos. Los primeros hombres y mujeres, de hace 2,5 millones de
años, tenían un cerebro de unos 600 centímetros cúbicos. Los sapiens modernos lucen un cerebro que
tiene en promedio 1.200-1.400 centímetros cúbicos. El cerebro de los neandertales era aún mayor.
El hecho de que la evolución seleccionara a favor de cerebros mayores nos puede parecer,

digamos, algo obvio. Estamos tan prendados de nuestra elevada inteligencia que asumimos que
cuando se trata de potencia cerebral, más tiene que ser mejor. Pero si este fuera el caso, la familia de
los felinos también habría engendrado gatos que podrían hacer cálculos. ¿Por qué es el género Homo
el único de todo el reino animal que ha aparecido con estas enormes máquinas de pensar?
El hecho es que un cerebro colosal es un desgaste colosal en el cuerpo. No es fácil moverlo por
ahí, en especial cuando está encerrado en un cráneo enorme. Es incluso más difícil de aprovisionar.
En Homo sapiens, el cerebro supone el 2-3 por ciento del peso corporal total, pero consume el 25 por
ciento de la energía corporal cuando el cuerpo está en reposo. En comparación, el cerebro de otros
simios requiere solo el 8 por ciento de la energía en los momentos de reposo. Los humanos arcaicos
pagaron por su gran cerebro de dos maneras. En primer lugar, pasaban más tiempo en busca de
comida. En segundo lugar, sus músculos se atrofiaron. Al igual que un gobierno que reduce el
presupuesto de defensa para aumentar el de educación, los humanos desviaron energía desde los
bíceps a las neuronas. No es en absoluto una conclusión inevitable que esto sea una buena estrategia
para sobrevivir en la sabana. Un chimpancé no puede ganar a Homo sapiens en una discusión, pero el
simio puede despedazar al hombre como si fuera una muñeca de trapo.
Hoy en día nuestro gran cerebro nos compensa magníficamente, porque podemos producir
automóviles y fusiles que nos permiten desplazarnos mucho más deprisa que los chimpancés y
dispararles desde una distancia segura en lugar de pelear con ellos. Pero coches y armas son un
fenómeno reciente. Durante más de dos millones de años, las redes neuronales humanas no cesaron
de crecer, aunque dejando aparte algunos cuchillos de pedernal y palos aguzados, los humanos tenían
muy poca cosa que mostrar. ¿Qué fue entonces lo que impulsó la evolución del enorme cerebro
humano durante estos dos millones de años? Francamente, no lo sabemos.
Otro rasgo humano singular es que andamos erectos sobre dos piernas. Al ponerse de pie es más
fácil examinar la sabana en busca de presas o de enemigos, y los brazos que son innecesarios para la
locomoción quedan libres para otros propósitos, como lanzar piedras o hacer señales. Cuantas más
cosas podían hacer con las manos, más éxito tenían sus dueños, de modo que la presión evolutiva
produjo una concentración creciente de nervios y de músculos finamente ajustados en las palmas y
los dedos. Como resultado, los humanos pueden realizar tareas muy intrincadas con las manos. En
particular, puede producir y usar utensilios sofisticados. Los primeros indicios de producción de
utensilios datan de hace unos 2,5 millones de años, y la fabricación y uso de útiles son los criterios
por los que los arqueólogos reconocen a los humanos antiguos.
Pero andar erguido tiene su lado negativo. El esqueleto de nuestros antepasados primates se
desarrolló durante millones de años para sostener a un animal que andaba a cuatro patas y tenía una
cabeza relativamente pequeña. Adaptarse a una posición erguida era todo un reto, especialmente
cuando el andamiaje tenía que soportar un cráneo muy grande. La humanidad pagó por su visión
descollante y por sus manos industriosas con dolores de espalda y tortícolis.
Las mujeres pagaron más. Una andadura erecta requería caderas más estrechas, lo que redujo el
canal del parto, y ello precisamente cuando la cabeza de los bebés se estaba haciendo cada vez mayor.
La muerte en el parto se convirtió en un riesgo importante para las hembras humanas. A las mujeres
que parían antes, cuando el cerebro y la cabeza del niño eran todavía relativamente pequeños y
flexibles, les fue mejor y vivieron para tener más hijos. Por consiguiente, la selección natural
favoreció los nacimientos más tempranos. Y, en efecto, en comparación con otros animales, los
humanos nacen prematuramente, cuando muchos de sus sistemas vitales están todavía

subdesarrollados. Un potro puede trotar poco después de nacer; un gatito se separa de la madre para
ir a buscar comida por su cuenta cuando tiene apenas unas pocas semanas de vida. Los bebés
humanos son desvalidos, y dependientes durante muchos años para su sustento, protección y
educación.
Este hecho ha contribuido enormemente tanto a las extraordinarias capacidades sociales de la
humanidad como a sus problemas sociales únicos. Las madres solitarias apenas podían conseguir
suficiente comida para su prole y para ellas al llevar consigo niños necesitados. Criar a los niños
requería la ayuda constante de otros miembros de la familia y los vecinos. Para criar a un humano
hace falta una tribu. Así, la evolución favoreció a los que eran capaces de crear lazos sociales fuertes.
Además, y puesto que los humanos nacen subdesarrollados, pueden ser educados y socializados en
una medida mucho mayor que cualquier otro animal. La mayoría de los mamíferos surgen del seno
materno como los cacharros de alfarería vidriada salen del horno de cochura: cualquier intento de
moldearlos de nuevo los romperá. Los humanos salen del seno materno como el vidrio fundido sale
del horno. Pueden ser retorcidos, estirados y modelados con un sorprendente grado de libertad. Esta
es la razón por la que en la actualidad podemos educar a nuestros hijos para que se conviertan en
cristianos o budistas, capitalistas o socialistas, belicosos o pacifistas.

Suponemos que un cerebro grande, el uso de utensilios, capacidades de aprendizaje superiores y
estructuras sociales complejas son ventajas enormes. Resulta evidente que estas hicieron del ser
humano el animal más poderoso de la Tierra. Pero los humanos gozaron de todas estas ventajas a lo
largo de dos millones de años, durante los cuales siguieron siendo criaturas débiles y marginales.
Así, los humanos que vivieron hace un millón de años, a pesar de su gran cerebro y de sus utensilios
líticos aguzados, vivían con un temor constante a los depredadores, raramente cazaban caza mayor, y
subsistían principalmente mediante la recolección de plantas, la captura de insectos, la caza al acecho
de pequeños animales y comiendo la carroña que dejaban otros carnívoros más poderosos.
Uno de los usos más comunes de los primeros utensilios de piedra fue el de romper huesos con el
fin de llegar a la médula. Algunos investigadores creen que este fue nuestro nicho original. De la
misma manera que los picos carpinteros se especializan en extraer insectos de los troncos de los
árboles, los primeros humanos se especializaron en extraer el tuétano de los huesos. ¿Por qué la
médula? Bueno, supongamos que observamos a una manada de leones abatir y devorar una jirafa.
Esperamos pacientemente hasta que han terminado. Pero todavía no es nuestro turno, porque primero
las hienas y después los chacales (y no nos atrevemos a interferir con ellos) aprovechan lo que queda.
Solo entonces nosotros y nuestra banda nos atrevemos a acercarnos al cadáver, miramos
cautelosamente a derecha e izquierda, y después nos dedicamos al único tejido comestible que queda.
Esto es fundamental para comprender nuestra historia y nuestra psicología. La posición del
género Homo en la cadena alimentaria estuvo, hasta fecha muy reciente, firmemente en el medio.
Durante millones de años, los humanos cazaban animales más pequeños y recolectaban lo que
podían, al tiempo que eran cazados por los depredadores mayores. Fue solo hace 400.000 años
cuando las diversas especies de hombre empezaron a cazar presas grandes de manera regular, y solo
en los últimos 100.000 años (con el auge de Homo sapiens) saltó el hombre a la cima de la cadena
alimentaria.
Este salto espectacular desde la zona media a la cima tuvo consecuencias enormes. Otros animales

de la cumbre de la pirámide, como leones y tiburones, evolucionaron hasta alcanzar tal posición de
manera muy gradual, a lo largo de millones de años. Esto permitió que el ecosistema desarrollara
frenos y equilibrios que impedían que los leones y los tiburones causaran excesivos destrozos. A
medida que los leones se hacían más mortíferos, las gacelas evolucionaron para correr más deprisa,
las hienas para cooperar mejor y los rinocerontes para tener más mal genio. En cambio, la
humanidad alcanzó tan rápidamente la cima que el ecosistema no tuvo tiempo de adecuarse. Además,
tampoco los humanos consiguieron adaptarse. La mayoría de los depredadores culminales del
planeta son animales majestuosos. Millones de años de dominio los han henchido de confianza en sí
mismos. Sapiens, en cambio, es más como el dictador de una república bananera. Al haber sido hasta
hace muy poco uno de los desvalidos de la sabana, estamos llenos de miedos y ansiedades acerca de
nuestra posición, lo que nos hace doblemente crueles y peligrosos. Muchas calamidades históricas,
desde guerras mortíferas hasta catástrofes ecológicas, han sido consecuencia de este salto demasiado
apresurado.

UNA RAZA DE COCINEROS
Un paso importante en el camino hasta la cumbre fue la domesticación del fuego. Algunas especies
humanas pudieron haber hecho uso ocasional del fuego muy pronto, hace 800.000 años. Hace unos
300.000 años, Homo erectus, los neandertales y Homo sapiens usaban el fuego de manera cotidiana.
Ahora los humanos tenían una fuente fiable de luz y calor, y un arma mortífera contra los leones que
rondaban a la busca de presas. No mucho después, los humanos pudieron haber empezado
deliberadamente a incendiar sus inmediaciones. Un fuego cuidadosamente controlado podía convertir
espesuras intransitables e improductivas en praderas prístinas con abundante caza. Además, una vez
que el fuego se extinguía, los emprendedores de la Edad de Piedra podían caminar entre los restos
humeantes y recolectar animales, nueces y tubérculos quemados.
Pero lo mejor que hizo el fuego fue cocinar. Alimentos que los humanos no pueden digerir en su
forma natural (como el trigo, el arroz y las patatas) se convirtieron en elementos esenciales de
nuestra dieta gracias a la cocción. El fuego no solo cambió la química de los alimentos, cambió
asimismo su biología. La cocción mataba gérmenes y parásitos que infestaban los alimentos. A los
humanos también les resultaba más fácil masticar y digerir antiguos platos favoritos como frutas,
nueces, insectos y carroña si estaban cocinados. Mientras que los chimpancés invierten cinco horas
diarias en masticar alimentos crudos, una única hora basta para la gente que come alimentos
cocinados.
El advenimiento de la cocción permitió que los humanos comieran más tipos de alimentos, que
dedicaran menos tiempo a comer, y que se las ingeniaron con dientes más pequeños y un intestino
más corto. Algunos expertos creen que hay una relación directa entre el advenimiento de la cocción,
el acortamiento del tracto intestinal humano y el crecimiento del cerebro humano. Puesto que tanto un
intestino largo como un cerebro grande son extraordinarios consumidores de energía, es difícil tener
ambas cosas. Al acortar el intestino y reducir su consumo de energía, la cocción abrió

accidentalmente el camino para el enorme cerebro de neandertales y sapiens.[1]
El fuego abrió también la primera brecha importante entre el hombre y los demás animales. El
poder de casi todos los animales depende de su cuerpo: la fuerza de sus músculos, el tamaño de sus
dientes, la envergadura de sus alas. Aunque pueden domeñar vientos y corrientes, son incapaces de
controlar estas fuerzas naturales, y siempre están limitados por su diseño físico. Las águilas, por
ejemplo, identifican las columnas de corrientes térmicas que se elevan del suelo, extienden sus alas
gigantescas y permiten que el aire caliente las eleve hacia arriba. Pero las águilas no pueden
controlar la localización de las columnas, y su capacidad de carga máxima es estrictamente
proporcional a su envergadura alar.
Cuando los humanos domesticaron el fuego, consiguieron el control de una fuerza obediente y
potencialmente ilimitada. A diferencia de las águilas, los humanos podían elegir cuándo y dónde
prender una llama, y fueron capaces de explotar el fuego para gran número de tareas. Y más
importante todavía, el poder del fuego no estaba limitado por la forma, la estructura o la fuerza del
cuerpo humano. Una única mujer con un pedernal o con una tea podía quemar todo un bosque en
cuestión de horas. La domesticación del fuego fue una señal de lo que habría de venir.

GUARDIANES DE NUESTROS HERMANOS
A pesar de los beneficios del fuego, hace 150.000 años los humanos eran todavía criaturas
marginales. Ahora podían asustar a los leones, caldearse durante las noches frías e incendiar algún
bosque. Pero considerando todas las especies juntas, aun así no había más que quizá un millón de
humanos que vivían entre el archipiélago Indonesio y la península Ibérica, un mero eco en el radar
ecológico.
Nuestra propia especie, Homo sapiens, ya estaba presente en el escenario mundial, pero hasta
entonces se ocupaba únicamente de sus asuntos en un rincón de África. No sabemos con exactitud
dónde ni cuándo animales que pueden clasificarse como Homo sapiens evolucionaron por primera
vez a partir de algún tipo anterior de humanos, pero la mayoría de los científicos están de acuerdo en
que, hace 150.000 años, África oriental estaba poblada por sapiens que tenían un aspecto igual al
nuestro. Si uno de ellos apareciera en una morgue moderna, el patólogo local no advertiría nada
peculiar. Gracias a la bendición del fuego tenían dientes y mandíbulas más pequeños que sus
antepasados, a la vez que tenían un cerebro enorme, igual en tamaño al nuestro.
Los científicos también coinciden en que hace unos 70.000 años sapiens procedentes de África
oriental se extendieron por la península Arábiga y, desde allí, invadieron rápidamente todo el
continente euroasiático (véase el mapa 1).

MAPA 1. Homo sapiens conquista el planeta.

Cuando Homo sapiens llegó a Arabia, la mayor parte de Eurasia ya estaba colonizada por otros
humanos. ¿Qué les ocurrió? Existen dos teorías contradictorias. La «teoría del entrecruzamiento»
cuenta una historia de atracción, sexo y mezcla. A medida que los inmigrantes africanos se extendían
por todo el mundo, se reprodujeron con otras poblaciones humanas, y las personas actuales son el
resultado de ese entrecruzamiento.
Por ejemplo, cuando los sapiens alcanzaron Oriente Próximo y Europa, encontraron a los
neandertales. Estos humanos eran más musculosos que los sapiens, poseían un cerebro mayor y
estaban mejor adaptados a los climas fríos. Empleaban utensilios y fuego, eran buenos cazadores y
aparentemente cuidaban de sus enfermos y débiles. (Los arqueólogos han descubierto huesos de
neandertales que vivieron durante muchos años con impedimentos físicos graves, que son prueba de
que eran cuidados por sus parientes.) A menudo se ilustra en las caricaturas a los neandertales como
la «gente de las cuevas», arquetípicamente bestiales y estúpidos, pero pruebas recientes han cambiado
su imagen (véase la figura 3).

FIGURA 3. Una reconstrucción especulativa de un niño neandertal. Las pruebas genéticas indican que al menos algunos
neandertales pudieron haber tenido la piel y el pelo claros.

Según la teoría del entrecruzamiento, cuando los sapiens se extendieron por las tierras de los
neandertales, los sapiens se reprodujeron con los neandertales hasta que las dos poblaciones se
fusionaron. Si este fuera el caso, entonces los euroasiáticos de la actualidad no son sapiens puros.
Son una mezcla de sapiens y neandertales. De manera parecida, cuando los sapiens alcanzaron Asia
oriental, se entrecruzaron con los erectus locales, de manera que chinos y coreanos son una mezcla
de sapiens y erectus.
La hipótesis opuesta, la llamada «teoría de la sustitución», cuenta una historia muy distinta: una
historia de incompatibilidad, aversión y quizá incluso genocidio. Según esta teoría, los sapiens y los
otros humanos tenían anatomías diferentes, y muy probablemente hábitos de apareamiento e incluso
olores corporales diferentes. Habrían tenido escaso interés sexual los unos hacia los otros. E incluso
si un Romeo neandertal y una Julieta sapiens se enamoraron, no pudieron procrear hijos fértiles,
porque la brecha genética que separaba las dos poblaciones ya era insalvable. Las dos poblaciones
permanecieron completamente distintas, y cuando los neandertales se extinguieron, o fueron
exterminados, sus genes murieron con ellos. De acuerdo con esta teoría, los sapiens sustituyeron a
todas las poblaciones humanas anteriores sin mezclarse con ellas. Si este fuera el caso, los linajes de
todos los humanos contemporáneos pueden remontarse, exclusivamente, a África oriental, hace
70.000 años. Todos somos «sapiens puros».
Muchas cosas dependen de este debate. Desde una perspectiva evolutiva, 70.000 años es un
intervalo relativamente corto. Si la teoría de la sustitución es correcta, todos los humanos actuales
tienen aproximadamente el mismo equipaje genético, y las distinciones raciales entre ellos son

insignificantes. Pero si la teoría del entrecruzamiento es cierta, bien pudiera haber diferencias
genéticas entre africanos, europeos y asiáticos que se remonten a cientos de miles de años. Esto es
dinamita política, que podría proporcionar material para teorías raciales explosivas.
En las últimas décadas, la teoría de la sustitución ha sido la que ha tenido más aceptación en la
disciplina. Tenía el respaldo arqueológico más firme y era más políticamente correcta (los
científicos no tenían ningún deseo de abrir la caja de Pandora del racismo al afirmar que entre las
poblaciones humanas modernas había una diversidad genética significativa). Pero esto se acabó en
2010, cuando se publicaron los resultados de un estudio que duró cuatro años para cartografiar el
genoma de los neandertales. Los genetistas habían podido reunir el suficiente ADN intacto de
neandertales a partir de fósiles para efectuar una comparación general entre este y el ADN de
humanos contemporáneos. Los resultados sorprendieron a la comunidad científica.
Resultó que entre el 1 y el 4 por ciento del ADN humano único de poblaciones modernas de
Oriente Próximo y Europa es ADN de neandertal. No es un porcentaje muy grande, pero es
importante. Una segunda sorpresa llegó varios meses después, cuando se mapeó el ADN extraído del
dedo fosilizado de Denisova. Los resultados demostraron que hasta el 6 por ciento del ADN humano
único de los melanesios y aborígenes australianos modernos es ADN denisovano.
Si estos resultados son válidos (y es importante tener en cuenta que se están realizando más
investigaciones, que pueden reforzar o modificar estas conclusiones), los partidarios del
entrecruzamiento acertaron al menos en algunas cosas. Pero esto no significa que la teoría de la
sustitución sea totalmente errónea. Puesto que neandertales y denisovanos contribuyeron solo con una
pequeña cantidad de ADN a nuestro genoma actual, es imposible hablar de una fusión entre los
sapiens y otras especies humanas. Aunque las diferencias entre ellos no eran suficientemente grandes
para impedir por completo la cópula fértil, lo eran lo bastante para hacer que tales contactos fueran
muy raros.
Así pues, ¿cómo hemos de entender el parentesco biológico entre los sapiens, neandertales y
denisovanos? Es obvio que no se trataba de especies completamente diferentes, como los caballos y
los asnos. Por otra parte, no se trataba simplemente de poblaciones diferentes de la misma especie,
como bulldogs y spaniels. La realidad biológica no es blanca y negra. Existen asimismo importantes
áreas grises. Cada dos especies que evolucionaron a partir de un antepasado común, como caballos y
asnos, fueron en algún momento dos poblaciones de la misma especie, como los bulldogs y los
spaniels. Tuvo que haber existido un momento en el que las dos poblaciones ya eran muy distintas
entre sí, pero que todavía eran capaces, en raras ocasiones, de tener sexo y procrear descendientes
fértiles. Después, otra mutación cercenó este último hilo que las conectaba, y siguieron sus caminos
evolutivos separados.
Parece que hace unos 50.000 años, sapiens, neandertales y denisovanos se hallaban en este punto
limítrofe. Eran casi especies completamente separadas, pero no del todo. Como veremos en el
capítulo siguiente, los sapiens ya eran muy diferentes de los neandertales y denisovanos no solo en su
código genético y en sus rasgos físicos, sino también en sus capacidades cognitivas y sociales, pero
parece que todavía era posible, en raras ocasiones, que un sapiens y un neandertal procrearan un hijo
fértil. De manera que las poblaciones no se mezclaron, pero unos pocos genes neandertales
afortunados sí que consiguieron un pasaje en el Expreso Sapiens. Es inquietante (y quizá
emocionante) pensar que nosotros, sapiens, pudimos en una época haber tenido sexo con un animal
de una especie diferente, y pudimos haber engendrado hijos juntos.

Pero si los neandertales, los denisovanos y otras especies humanas no se fusionaron con los
sapiens, ¿por qué desaparecieron? Una posibilidad es que Homo sapiens los empujara hacia la
extinción. Imagine el lector una banda de sapiens que llega a un valle de los Balcanes en el que han
vivido neandertales durante cientos de miles de años. Los recién llegados empezaron a cazar los
ciervos y a recolectar las nueces y bayas que eran los alimentos básicos de los neandertales. Tal
como veremos en el capítulo siguiente, los sapiens eran cazadores y recolectores más diestros
(gracias a una mejor tecnología y a habilidades sociales superiores), de manera que se multiplicaron
y se expandieron. Los neandertales, menos ingeniosos, encontraron cada vez más dificultades para
procurarse alimento. Su población se redujo y se extinguieron lentamente, excepto quizá por uno o
dos miembros que se unieron a sus vecinos sapiens.
Otra posibilidad es que la competencia por los recursos derivara en violencia y genocidio. La
tolerancia no es una marca de fábrica de los sapiens. En tiempos modernos, pequeñas diferencias en
el color de la piel, el dialecto o la religión han sido suficientes para animar a un grupo de sapiens a
que se dispusiera a exterminar a otro grupo. ¿Habrían sido los antiguos sapiens más tolerantes hacia
una especie humana completamente diferente? Bien pudiera ser que cuando los sapiens se toparon
con los neandertales el resultado fuera la primera y más importante campaña de limpieza étnica de la
historia.
Ocurriera como ocurriese, los neandertales (y las demás especies humanas) plantean uno de los
grandes interrogantes de la historia. Imagine el lector cómo podrían haber ido las cosas si los
neandertales o los denisovanos hubieran sobrevivido junto con Homo sapiens. ¿Qué tipo de culturas,
sociedades y estructuras políticas habrían surgido en un mundo en el que coexistían varias especies
humanas diferentes? Por ejemplo, ¿cómo se habrían desplegado las distintas creencias religiosas?
¿Habría declarado el libro del Génesis que los neandertales descendían de Adán y Eva, habría muerto
Jesús por los pecados de los denisovanos, y habría reservado el Corán moradas celestiales para todos
los humanos virtuosos, fuere cual fuese su especie? ¿Habrían podido servir los neandertales en las
legiones romanas, o en la extensa burocracia de la China imperial? ¿Acaso la Declaración de
Independencia de Estados Unidos habría sostenido como una verdad evidente que todos los miembros
del género Homo son creados iguales? ¿Habría animado Karl Marx a los trabajadores de todas las
especies a que se unieran?
Durante los últimos 10.000 años, Homo sapiens se ha acostumbrado tanto a ser la única especie
humana que es difícil para nosotros concebir ninguna otra posibilidad. Nuestra carencia de hermanos
y hermanas hace que nos resulte más fácil imaginar que somos el epítome de la creación, y que una
enorme brecha nos separa del resto del reino animal. Cuando Charles Darwin indicó que Homo
sapiens era solo otra especie animal, sus coetáneos se sintieron ofendidos. Incluso en la actualidad
muchas personas rehúsan creerlo. Si los neandertales hubieran sobrevivido, ¿nos imaginaríamos
todavía que somos una criatura diferente? Quizá esta sea exactamente la razón por la que nuestros
antepasados eliminaron a los neandertales. Eran demasiado familiares para ignorarlos, pero
demasiado diferentes para tolerarlos.

Tengan de ello la culpa los sapiens o no, tan pronto como llegaban a una nueva localidad, la
población nativa se extinguía. Los últimos restos de Homo soloensis datan de hace unos 50.000 años.
Homo denisova desapareció poco después. Los neandertales hicieron lo propio hace unos 30.000

años. Los últimos humanos enanos desaparecieron de la isla de Flores hace aproximadamente 12.000
años. Dejaron algunos huesos, utensilios líticos, unos pocos genes en nuestro ADN y un montón de
preguntas sin respuesta. También nos dejaron a nosotros, Homo sapiens, la última especie humana.
¿Cuál fue el secreto del éxito de los sapiens? ¿Cómo conseguimos establecernos tan rápidamente
en tantos hábitats tan distantes y ecológicamente tan diferentes? ¿Qué hicimos para empujar a las
demás especies humanas a caer en el olvido? ¿Por qué ni siquiera los neandertales, con un cerebro
grande, fuertes y a prueba de frío, sobrevivieron a nuestra embestida? El debate continúa abierto. La
respuesta más probable es lo mismo que hace posible el debate: Homo sapiens conquistó el mundo
gracias, por encima de todo, a su lenguaje único.

2
El árbol del saber

En el capítulo anterior hemos visto que aunque los sapiens ya habían poblado África oriental hace
150.000 años, no empezaron a invadir el resto del planeta Tierra y a llevar a la extinción a las otras
especies humanas hasta hace solo unos 70.000 años. En los milenios intermedios, aunque estos
sapiens arcaicos tenían nuestro mismo aspecto y su cerebro era tan grande como el nuestro, no
gozaron de ninguna ventaja notable sobre las demás especies humanas, no produjeron utensilios
particularmente elaborados y no lograron ninguna otra hazaña especial.
De hecho, en el primer encuentro registrado entre sapiens y neandertales, ganaron los
neandertales. Hace unos 100.000 años, algún grupo de sapiens emigró al norte, al Levante, que era
territorio neandertal, pero no consiguió establecer una posición firme. Pudo deberse a los nativos
belicosos, a un clima inclemente o a parásitos locales extraños. Fuera cual fuese la razón, los sapiens
acabaron por retirarse, dejando a los neandertales como dueños de Oriente Próximo.
Este número escaso de logros ha hecho que los expertos especulen que la estructura interna del
cerebro de estos sapiens probablemente era diferente de la nuestra. Tenían nuestro mismo aspecto,
pero sus capacidades cognitivas (aprendizaje, memoria, comunicación) eran mucho más limitadas.
Enseñar a estos sapiens antiguos español, persuadirlos de la verdad del dogma cristiano o conseguir
que comprendieran la teoría de la evolución habría sido probablemente una empresa imposible. Y al
revés: nosotros habríamos tenido muchas dificultades en aprender su lenguaje y en comprender su
manera de pensar.
Pero entonces, a partir de hace aproximadamente 70.000 años, Homo sapiens empezó a hacer
cosas muy especiales. Alrededor de esta fecha, bandas de sapiens abandonaron África en una segunda
oleada. Esta vez expulsaron a los neandertales y a todas las demás especies humanas no solo de
Oriente Próximo, sino de la faz de la Tierra. En un período notablemente reducido, los sapiens
llegaron a Europa y a Asia oriental. Hace unos 45.000 años, de alguna manera cruzaron el mar
abierto y desembarcaron en Australia, un continente que hasta entonces no había sido hollado por los
humanos. El período comprendido entre hace unos 70.000 y unos 30.000 años fue testigo de la
invención de barcas, lámparas de aceite, arcos y flechas y agujas (esenciales para coser vestidos
cálidos). Los primeros objetos que pueden calificarse con seguridad de arte y joyería proceden de
esta época, como ocurre con las primeras pruebas incontrovertibles de religión, comercio y
estratificación social (véase la figura 4).

FIGURA 4. Una figurita de marfil de mamut de un «hombre león» (o de una «mujer leona»), de la cueva de Stadel en
Alemania (hace unos 32.000 años). El cuerpo es humano, pero la cabeza es leonina. Este es uno de los primeros ejemplos
indiscutibles de arte, y probablemente de religión, así como de la capacidad de la mente humana de imaginar cosas que no
existen realmente.

La mayoría de los investigadores creen que estos logros sin precedentes fueron el producto de
una revolución en las capacidades cognitivas de los sapiens. Sostienen que las gentes que llevaron a
los neandertales a la extinción, colonizaron Australia y cincelaron el hombre león de Stadel eran tan
inteligentes, creativos y sensibles como nosotros. Si nos encontráramos con los artistas de la cueva
de Stadel, podríamos aprender su lenguaje y ellos el nuestro. Podríamos explicarles todo lo que
sabemos, desde las aventuras de Alicia en el país de las maravillas hasta las paradojas de la física
cuántica, y ellos podrían enseñarnos de qué manera veían el mundo.
La aparición de nuevas maneras de pensar y comunicarse, hace entre 70.000 y 30.000 años,
constituye la revolución cognitiva. ¿Qué la causó? No estamos seguros. La teoría más ampliamente
compartida aduce que mutaciones genéticas accidentales cambiaron las conexiones internas del
cerebro de los sapiens, lo que les permitió pensar de maneras sin precedentes y comunicarse
utilizando un tipo de lenguaje totalmente nuevo. Podemos llamarla la mutación del árbol del saber.
¿Por qué tuvo lugar en el ADN de los sapiens y no en el de los neandertales? Fue algo totalmente
aleatorio, hasta donde podemos decir. Pero es más importante comprender las consecuencias de la
mutación del árbol del saber que sus causas. ¿Qué es lo que tenía de tan especial el nuevo lenguaje de
los sapiens que nos permitió conquistar el mundo?[*]
No era el primer lenguaje. Cada animal tiene algún tipo de lenguaje. Incluso los insectos, como

las abejas y las hormigas, saben cómo comunicarse de maneras complejas, y los individuos se
informan unos a otros de la localización del alimento. Tampoco era el primer lenguaje vocal.
Muchos animales, entre ellos todas las especies de monos y simios, tienen lenguajes vocales. Por
ejemplo, los monos verdes emplean llamadas de varios tipos para comunicarse. Los zoólogos han
distinguido una llamada que significa: «¡Cuidado! ¡Un águila!». Otra algo diferente advierte:
«¡Cuidado! ¡Un león!». Cuando los investigadores reprodujeron una grabación de la primera llamada
a un grupo de monos, estos dejaron lo que estaban haciendo y miraron hacia arriba espantados.
Cuando el mismo grupo escuchó una grabación de la segunda llamada, el aviso del león, rápidamente
treparon a un árbol. Los sapiens pueden producir muchos más sonidos distintos que los monos
verdes, pero ballenas y elefantes poseen capacidades igualmente impresionantes. Un loro puede decir
todo lo que Albert Einstein pudiera decir, y además imitar los sonidos de teléfonos que suenan,
puertas que se cierran de golpe y sirenas que aúllan. Cualquiera que fuera la ventaja que Einstein tenía
sobre un loro, no era vocal. ¿Qué es, pues, lo que tiene de tan especial nuestro lenguaje?
La respuesta más común es que nuestro lenguaje es asombrosamente flexible. Podemos combinar
un número limitado de sonidos y señales para producir un número infinito de frases, cada una con un
significado distinto. Por ello podemos absorber, almacenar y comunicar una cantidad de información
prodigiosa acerca del mundo que nos rodea. Un mono verde puede gritar a sus camaradas:
«¡Cuidado! ¡Un león!». Pero una humana moderna puede decirles a sus compañeras que esta mañana,
cerca del recodo del río, ha visto un león que seguía a un rebaño de bisontes. Después puede describir
la localización exacta, incluidas las diferentes sendas que conducen al lugar. Con esta información,
los miembros de su cuadrilla pueden deliberar y discutir si deben acercarse al río con el fin de
ahuyentar al león y cazar a los bisontes.
Una segunda teoría plantea que nuestro lenguaje único evolucionó como un medio de compartir
información sobre el mundo. Pero la información más importante que era necesaria transmitir era
acerca de los humanos, no acerca de los leones y los bisontes. Nuestro lenguaje evolucionó como
una variante de chismorreo. Según esta teoría, Homo sapiens es ante todo un animal social. La
cooperación social es nuestra clave para la supervivencia y la reproducción. No basta con que
algunos hombres y mujeres sepan el paradero de los leones y los bisontes. Para ellos es mucho más
importante saber quién de su tropilla odia a quién, quién duerme con quién, quién es honesto y quién
es un tramposo.
La cantidad de información que se debe obtener y almacenar con el fin de seguir las relaciones
siempre cambiantes de unas pocas decenas de individuos es apabullante. (En una cuadrilla de 50
individuos, hay 1.225 relaciones de uno a uno, e incontables combinaciones sociales complejas más.)
Todos los simios muestran un fuerte interés por esta información social, pero tienen dificultades en
chismorrear de manera efectiva. Probablemente, los neandertales y los Homo sapiens arcaicos
también tenían dificultades para hablar unos a espaldas de los otros, una capacidad muy perniciosa
que en realidad es esencial para la cooperación en gran número. Las nuevas capacidades lingüísticas
que los sapiens modernos adquirieron hace unos 70.000 años les permitieron chismorrear durante
horas. La información fiable acerca de en quién se podía confiar significaba que las cuadrillas
pequeñas podían expandirse en cuadrillas mayores, y los sapiens pudieron desarrollar tipos de
cooperación más estrecha y refinada.[1]
La teoría del chismorreo puede parecer una broma, pero hay numerosos estudios que la
respaldan. Incluso hoy en día la inmensa mayoría de la comunicación humana (ya sea en forma de

mensajes de correo electrónico, de llamadas telefónicas o de columnas de periódicos) es chismorreo.
Es algo que nos resulta tan natural que parece como si nuestro lenguaje hubiera evolucionado para
este único propósito. ¿Acaso cree el lector que los profesores de historia charlan sobre las razones
de la Primera Guerra Mundial cuando se reúnen para almorzar, o que los físicos nucleares pasan las
pausas para el café de los congresos científicos hablando de los quarks? A veces. Pero, con más
frecuencia, hablan de la profesora que pilló a su marido mientras la engañaba, o de la pugna entre el
jefe del departamento y el decano, o de los rumores según los cuales un colega utilizó sus fondos de
investigación para comprarse un Lexus. El chismorreo se suele centrar en fechorías. Los chismosos
son el cuarto poder original, periodistas que informan a la sociedad y de esta manera la protegen de
tramposos y gorrones.

Lo más probable es que tanto la teoría del chismorreo como la teoría de «hay un león junto al río»
sean válidas. Pero la característica realmente única de nuestro lenguaje no es la capacidad de
transmitir información sobre los hombres y los leones. Más bien es la capacidad de transmitir
información acerca de cosas que no existen en absoluto. Hasta donde sabemos, solo los sapiens
pueden hablar acerca de tipos enteros de entidades que nunca han visto, ni tocado ni olido.
Leyendas, mitos, dioses y religiones aparecieron por primera vez con la revolución cognitiva.
Muchos animales y especies humanas podían decir previamente «¡Cuidado! ¡Un león!». Gracias a la
revolución cognitiva, Homo sapiens adquirió la capacidad de decir: «El león es el espíritu guardián
de nuestra tribu». Esta capacidad de hablar sobre ficciones es la característica más singular del
lenguaje de los sapiens.
Es relativamente fácil ponerse de acuerdo en que solo Homo sapiens puede hablar sobre cosas que
no existen realmente, y creerse seis cosas imposibles antes del desayuno. En cambio, nunca
convenceremos a un mono para que nos dé un plátano con la promesa de que después de morir tendrá
un número ilimitado de bananas a su disposición en el cielo de los monos. Pero ¿por qué es eso
importante? Después de todo, la ficción puede ser peligrosamente engañosa o perturbadora. A simple
vista, podría parecer que la gente que va al bosque en busca de hadas y unicornios tendría menos
probabilidades de supervivencia que la que va en busca de setas y ciervos. Y si uno se pasa horas
rezando a espíritus guardianes inexistentes, ¿no está perdiendo un tiempo precioso, un tiempo que
invertiría mejor buscando comida, luchando o fornicando?
Pero la ficción nos ha permitido no solo imaginar cosas, sino hacerlo colectivamente. Podemos
urdir mitos comunes tales como la historia bíblica de la creación, los mitos del tiempo del sueño de
los aborígenes australianos, y los mitos nacionalistas de los estados modernos. Dichos mitos
confirieron a los sapiens la capacidad sin precedentes de cooperar flexiblemente en gran número. Las
hormigas y las abejas también pueden trabajar juntas en gran número, pero lo hacen de una manera
muy rígida y solo con parientes muy cercanos. Los lobos y los chimpancés cooperan de manera
mucho más flexible que las hormigas, pero solo pueden hacerlo con un pequeño número de
individuos que conocen íntimamente. Los sapiens pueden cooperar de maneras extremadamente
flexibles con un número incontable de extraños. Esta es la razón por la que los sapiens dominan el
mundo, mientras que las hormigas se comen nuestras sobras y los chimpancés están encerrados en
zoológicos y laboratorios de investigación.

LA LEYENDA DE PEUGEOT
Nuestros primos chimpancés suelen vivir en pequeñas tropillas de varias decenas de individuos.
Forman amistades estrechas, cazan juntos y luchan codo con codo contra papiones, guepardos y
chimpancés enemigos. Su estructura social tiende a ser jerárquica. El miembro dominante, que casi
siempre es un macho, se llama «macho alfa». Otros machos y hembras muestran su sumisión al
macho alfa inclinándose ante él al tiempo que emiten gruñidos, de manera no muy distinta a los
súbditos humanos que se arrodillan y hacen reverencias ante un rey. El macho alfa se esfuerza para
mantener la armonía social dentro de su tropilla. Cuando dos individuos luchan, interviene y detiene
la violencia. De forma menos benevolente, puede monopolizar los manjares particularmente
codiciados e impedir que los machos de categoría inferior se apareen con las hembras.
Cuando dos machos se disputan la posición alfa, suelen hacerlo formando extensas coaliciones de
partidarios, tanto machos como hembras, en el seno del grupo. Los lazos entre los miembros de la
coalición se basan en el contacto íntimo diario: se abrazan, se tocan, se besan, se acicalan y se hacen
favores mutuos. De la misma manera que los políticos humanos en las campañas electorales van por
ahí estrechando manos y besando a niños, también los aspirantes a la posición suprema en un grupo
de chimpancés pasan mucho tiempo abrazando, dando golpecitos a la espalda y besando a los bebés
chimpancés. Por lo general, el macho alfa gana su posición no porque sea más fuerte físicamente,
sino porque lidera una coalición grande y estable. Estas coaliciones desempeñan un papel central no
solo durante las luchas abiertas para la posición alfa, sino en casi todas las actividades cotidianas. Los
miembros de una coalición pasan más tiempo juntos, comparten comida y se ayudan unos a otros en
tiempos de dificultades.
Hay límites claros al tamaño de los grupos que pueden formarse y mantenerse de esta manera.
Para que funcionen, todos los miembros de un grupo han de conocerse entre sí íntimamente. Dos
chimpancés que nunca se han visto, que nunca han luchado y nunca se han dedicado a acicalarse
mutuamente, no sabrán si pueden confiar el uno en el otro, si valdrá la pena que uno ayude al otro y
cuál de ellos se halla en una posición jerárquica más elevada. En condiciones naturales, una tropilla
de chimpancés consta de unos 20-50 individuos. Cuando el número de chimpancés en una tropilla
aumenta, el orden social se desestabiliza, lo que finalmente lleva a una ruptura y a la formación de
una nueva tropilla por parte de algunos de los animales. Solo en contadas ocasiones los zoólogos han
observado grupos de más de 100 individuos. Los grupos separados rara vez cooperan, y tienden a
competir por el territorio y el alimento. Los investigadores han documentado contiendas prolongadas
entre grupos, e incluso un caso de «genocidio» en el que una tropilla masacró sistemáticamente a la
mayoría de los miembros de una banda vecina.[2]
Probablemente, patrones similares dominaron la vida social de los primeros humanos, entre ellos
los Homo sapiens arcaicos. Los humanos, como los chimpancés, tienen instintos sociales que
permitieron a nuestros antepasados formar amistades y jerarquías, y cazar o luchar juntos. Sin
embargo, como los instintos sociales de los chimpancés, los de los humanos estaban adaptados solo a
grupos pequeños e íntimos. Cuando el grupo se hacía demasiado grande, su orden social se
desestabilizaba y la banda se dividía. Aun en el caso de que un valle particularmente fértil pudiera
alimentar a 500 sapiens arcaicos, no había manera de que tantos extraños pudieran vivir juntos.
¿Cómo podían ponerse de acuerdo en quién sería el líder, quién debería cazar aquí, o quién debería

aparearse con quién?
Como consecuencia de la revolución cognitiva, el chismorreo ayudó a Homo sapiens a formar
bandas mayores y más estables. Pero incluso el chismorreo tiene sus límites. La investigación
sociológica ha demostrado que el máximo tamaño «natural» de un grupo unido por el chismorreo es
de unos 150 individuos. La mayoría de las personas no pueden conocer íntimamente a más de 150
seres humanos, ni chismorrear efectivamente con ellos.
En la actualidad, un umbral crítico en las organizaciones humanas se encuentra en algún punto
alrededor de este número mágico. Por debajo de dicho umbral, comunidades, negocios, redes
sociales y unidades militares pueden mantenerse basándose principalmente en el conocimiento íntimo
y en la actividad de los chismosos. No hay necesidad de rangos formales, títulos ni libros de leyes
para mantener el orden.[3] Un pelotón de 30 soldados, e incluso una compañía de 100 soldados,
pueden funcionar bien sobre la base de unas relaciones íntimas, con un mínimo de disciplina formal.
Un sargento muy respetado puede convertirse en el «rey de la compañía» y ejercer su autoridad
incluso sobre los oficiales de grado. Un pequeño negocio familiar puede subsistir y medrar sin una
junta directiva, un director ejecutivo o un departamento de contabilidad.
Pero una vez que se cruza el umbral de los 150 individuos, las cosas ya no pueden funcionar de
esta manera. No se puede hacer funcionar una división con miles de soldados de la misma manera
que un pelotón. Los negocios familiares de éxito suelen entrar en crisis cuando crecen y emplean a
más personal. Si no se pueden reinventar, van a la quiebra.
¿Cómo consiguió Homo sapiens cruzar este umbral crítico, y acabar fundando ciudades que
contenían decenas de miles de habitantes e imperios que gobernaban a cientos de millones de
personas? El secreto fue seguramente la aparición de la ficción. Un gran número de extraños pueden
cooperar con éxito si creen en mitos comunes.
Cualquier cooperación humana a gran escala (ya sea un Estado moderno, una iglesia medieval,
una ciudad antigua o una tribu arcaica) está establecida sobre mitos comunes que solo existen en la
imaginación colectiva de la gente. Las iglesias se basan en mitos religiosos comunes. Dos católicos
que no se conozcan de nada pueden, no obstante, participar juntos en una cruzada o aportar fondos
para construir un hospital, porque ambos creen que Dios se hizo carne humana y accedió a ser
crucificado para redimir nuestros pecados. Los estados se fundamentan en mitos nacionales comunes.
Dos serbios que nunca se hayan visto antes pueden arriesgar su vida para salvar el uno al otro porque
ambos creen en la existencia de la nación serbia, en la patria serbia y en la bandera serbia. Los
sistemas judiciales se sostienen sobre mitos legales comunes. Sin embargo, dos abogados que no se
conocen de nada pueden combinar sus esfuerzos para defender a un completo extraño porque todos
creen en la existencia de leyes, justicia, derechos humanos… y en el dinero que se desembolsa en sus
honorarios.
Y, no obstante, ninguna de estas cosas existe fuera de los relatos que la gente se inventa y se
cuentan unos a otros. No hay dioses en el universo, no hay naciones, no hay dinero, ni derechos
humanos, ni leyes, ni justicia fuera de la imaginación común de los seres humanos.
La gente entiende fácilmente que los «primitivos» cimenten su orden social mediante creencias en
fantasmas y espíritus, y que se reúnan cada luna llena para bailar juntos alrededor de una hoguera. Lo
que no conseguimos apreciar es que nuestras instituciones modernas funcionan exactamente sobre la
misma base. Tomemos por ejemplo el mundo de las compañías de negocios. Los hombres y las
mujeres de negocios y los abogados modernos son, en realidad, poderosos hechiceros. La principal

diferencia entre ellos y los chamanes tribales es que los abogados modernos cuentan relatos mucho
más extraños. La leyenda de Peugeot nos proporciona un buen ejemplo.

Un icono que se parece algo al hombre león de Stadel aparece hoy en día en automóviles, camiones y
motocicletas desde París a Sidney. Es el ornamento del capó que adorna los vehículos fabricados por
Peugeot, uno de los más antiguos y mayores fabricantes de automóviles de Europa. Peugeot empezó
como un pequeño negocio familiar en el pueblo de Valentigney, a solo 300 kilómetros de la cueva de
Stadel. En la actualidad, la compañía da trabajo a 200.000 personas en todo el mundo, la mayoría de
las cuales son completamente extrañas para las demás. Dichos extraños cooperan de manera tan
efectiva que en 2008 Peugeot produjo más de 1,5 millones de automóviles, que le reportaron unos
beneficios de alrededor de 55.000 millones de euros (véase la figura 5).

FIGURA 5. El león de Peugeot.

¿En qué sentido podemos decir que Peugeot S. A. (el nombre oficial de la compañía) existe? Hay
muchos vehículos Peugeot, pero es evidente que estos no son la compañía. Incluso si todos los
Peugeot del mundo se redujeran a chatarra y se vendieran como metal desguazado, Peugeot S. A. no
desaparecería. Continuaría fabricando nuevos automóviles y produciendo su informe anual. La
compañía es propietaria de fábricas, maquinaria y salas de exhibición y emplea a mecánicos,
contables y secretarias, pero todos ellos juntos no abarcan Peugeot. Un desastre podría matar a todos
y cada uno de los empleados de Peugeot, y seguir destruyendo todas sus cadenas de montaje y sus
despachos ejecutivos. Incluso entonces, la compañía podría pedir dinero prestado, contratar a nuevos
empleados, construir nuevas fábricas y comprar nueva maquinaria. Peugeot tiene gerentes y
accionistas, pero tampoco ellos constituyen la compañía. Se podría despedir a todos los gerentes y
vender todas sus acciones, pero la compañía permanecería intacta.
Esto no significa que Peugeot S. A. sea invulnerable o inmortal. Si un juez ordenara la disolución
de la compañía, sus fábricas seguirían en pie y sus trabajadores, contables, gerentes y accionistas
continuarían viviendo; pero Peugeot S. A. desaparecería inmediatamente. En resumen: Peugeot S. A.
parece no tener ninguna conexión real con el mundo físico. ¿Existe realmente?

Peugeot es una invención de nuestra imaginación colectiva. Los abogados llaman a eso «ficción
legal». No puede ser señalada; no es un objeto físico. Pero existe como entidad legal. Igual que el
lector o yo, está obligada por las leyes de los países en los que opera. Puede abrir una cuenta bancaria
y tener propiedades. Paga impuestos, y puede ser demandada e incluso procesada separadamente de
cualquiera de las personas que son sus propietarias o que trabajan para ella.
Peugeot pertenece a un género particular de ficciones legales llamado «compañías de
responsabilidad limitada». La idea que hay detrás de estas compañías es una de las invenciones más
ingeniosas de la humanidad. Homo sapiens vivió durante incontables milenios sin ellas. Durante la
mayor parte de la historia documentada solo podían tener propiedades los humanos de carne y hueso,
del tipo que andaba sobre dos piernas y tenía un cerebro grande. Si en la Francia del siglo XIII Jean
establecía un taller de construcción de carros, él mismo era el negocio. Si uno de los carros que
construía se estropeaba una semana después de haber sido comprado, el comprador descontento
habría demandado personalmente a Jean. Si Jean hubiera pedido prestadas 1.000 monedas de oro para
establecer su taller y el negocio quebrara, habría tenido que devolver el préstamo vendiendo su
propiedad privada: su casa, su vaca, su tierra. Incluso podría haberse visto obligado a vender a sus
hijos en vasallaje. Si no podía cubrir la deuda, podría haber sido encarcelado por el Estado o
esclavizado por sus acreedores. Era completamente responsable, sin límites, de todas las
obligaciones en las que su taller hubiera incurrido.
Si el lector hubiera vivido en esa época, probablemente se lo habría pensado dos veces antes de
abrir un negocio propio. Y, en efecto, esta situación legal desanimaba a los emprendedores. A la
gente le asustaba iniciar nuevos negocios y asumir riesgos económicos. No parecía que valiera la
pena correr el riesgo de que sus familias terminaran en la completa indigencia.
Esta es la razón por la que la gente empezó a imaginar colectivamente la existencia de compañías
de responsabilidad limitada. Tales compañías eran legalmente independientes de las personas que las
fundaban, o de las que invertían dinero en ellas, o de las que las dirigían. A lo largo de los últimos
siglos, tales compañías se han convertido en los principales actores de la escena económica, y nos
hemos acostumbrado tanto a ellas que olvidamos que solo existen en nuestra imaginación. En Estados
Unidos, el término técnico para una compañía de responsabilidad limitada es «corporación», lo que
resulta irónico, porque el término deriva del latín corpus («cuerpo»), lo único de lo que carecen
dichas corporaciones. A pesar de no tener cuerpos legales, el sistema legal estadounidense trata las
corporaciones como personas legales, como si fueran seres humanos de carne y hueso.
Y lo mismo hizo el sistema legal francés en 1896, cuando Armand Peugeot, que había heredado
de sus padres un taller de metalistería que fabricaba muelles, sierras y bicicletas, decidió dedicarse al
negocio del automóvil. A tal fin, estableció una compañía de responsabilidad limitada y le puso su
nombre, aunque esta era independiente de él. Si uno de los coches se estropeaba, el comprador podía
llevar a Peugeot a los tribunales, pero no a Armand Peugeot. Si la compañía pedía prestados millones
de francos y después quebraba, Armand Peugeot no debería a los acreedores ni un solo franco.
Después de todo, el préstamo se había hecho a Peugeot, la compañía, no a Armand Peugeot, el Homo
sapiens. Armand Peugeot murió en 1915. Peugeot, la compañía, sigue todavía vivita y coleando.
¿Cómo consiguió Armand Peugeot, el hombre, crear Peugeot, la compañía? De manera muy
parecida a como sacerdotes y hechiceros han creado dioses y demonios a lo largo de la historia, y a
como los curés franceses creaban todavía el cuerpo de Cristo, cada domingo, en las iglesias
parroquiales. Todo giraba alrededor de contar historias, y de convencer a la gente para que las

creyera. En el caso de los curés franceses, la narración crucial era la de la vida y muerte de Jesucristo
tal como la cuenta la Iglesia católica. Según dicha narración, si el sacerdote católico ataviado con sus
vestiduras sagradas pronunciaba las palabras correctas en el momento adecuado, el pan y el vino
mundanos se transformaban en la carne y la sangre de Dios. El sacerdote exclamaba «Hoc est corpus
meum!» («¡Este es mi cuerpo!»), y, ¡abracadabra!, el pan se convertía en la carne de Cristo. Viendo
que el sacerdote había observado de manera adecuada y asiduamente todos los procedimientos,
millones de devotos católicos franceses se comportaban como si realmente Dios existiera en el pan y
el vino consagrados.
En el caso de Peugeot S. A., la narración crucial era el código legal francés, escrito por el
Parlamento francés. Según los legisladores franceses, si un abogado autorizado seguía la liturgia y
los rituales adecuados, escribía todos los conjuros y juramentos en un pedazo de papel bellamente
decorado, y añadía su adornada rúbrica al final del documento, entonces (¡abracadabra!) se constituía
legalmente una nueva compañía. Cuando en 1896 Armand Peugeot quiso crear una compañía, pagó a
un abogado para que efectuara todos estos procedimientos. Una vez que el abogado hubo realizado
los rituales adecuados y pronunciado los conjuros y juramentos necesarios, millones de honestos
ciudadanos franceses se comportaron como si la compañía Peugeot existiera realmente.
Contar relatos efectivos no es fácil. La dificultad no estriba en contarlos, sino en convencer a
todos y cada uno para que se los crean. Gran parte de la historia gira alrededor de esta cuestión:
¿cómo convence uno a millones de personas para que crean determinadas historias sobre dioses, o
naciones, o compañías de responsabilidad limitada? Pero cuando esto tiene éxito, confiere un poder
inmenso a los sapiens, porque permite a millones de extraños cooperar y trabajar hacia objetivos
comunes. Piense el lector lo difícil que habría sido crear estados, o iglesias, o sistemas legales si solo
pudiéramos hablar de cosas que realmente existen, como los ríos, árboles y leones.

En el transcurso de los años, la gente ha urdido una compleja red de narraciones. Dentro de dicha
red, ficciones como Peugeot no solo existen, sino que acumulan un poder inmenso. Los tipos de
cosas que la gente crea a través de esta red de narraciones son conocidos en los círculos académicos
como «ficciones», «constructos sociales» o «realidades imaginadas». Una realidad imaginada no es
una mentira. Yo miento cuando digo que hay un león cerca del río y sé perfectamente bien que allí no
hay ningún león. No hay nada especial acerca de las mentiras. Los monos verdes y los chimpancés
mienten. Por ejemplo, se ha observado a un mono verde emitiendo la llamada «¡Cuidado! ¡Un león!»
cuando no había ningún león por las inmediaciones. Esta alarma asustó convenientemente e hizo huir
al otro mono que acababa de encontrar un plátano, lo que dejó solo al mentiroso, que pudo robar el
premio para sí.
A diferencia de la mentira, una realidad imaginada es algo en lo que todos creen y, mientras esta
creencia comunal persista, la realidad imaginada ejerce una gran fuerza en el mundo. El escultor de
la cueva de Stadel pudo haber creído sinceramente en la existencia del espíritu guardián del hombre
león. Algunos hechiceros son charlatanes, pero la mayoría de ellos creen sinceramente en la
existencia de dioses y demonios. La mayoría de los millonarios creen sinceramente en la existencia
del dinero y de las compañías de responsabilidad limitada. La mayoría de los activistas de los
derechos humanos creen sinceramente en la existencia de los derechos humanos. Nadie mentía
cuando, en 2011, la ONU exigió que el gobierno libio respetara los derechos humanos de sus

ciudadanos, aunque la ONU, Libia y los derechos humanos son invenciones de nuestra fértil
imaginación.
Así, desde la revolución cognitiva, los sapiens han vivido en una realidad dual. Por un lado, la
realidad objetiva de los ríos, los árboles y los leones; y por el otro, la realidad imaginada de los
dioses, las naciones y las corporaciones. A medida que pasaba el tiempo, la realidad imaginada se
hizo cada vez más poderosa, de modo que en la actualidad la supervivencia de ríos, árboles y leones
depende de la gracia de entidades imaginadas tales como dioses, naciones y corporaciones.

PASANDO POR ALTO EL GENOMA
La capacidad de crear una realidad imaginada a partir de palabras permitió que un gran número de
extraños cooperaran de manera efectiva. Pero también hizo algo más. Puesto que la cooperación
humana a gran escala se basa en mitos, la manera en que la gente puede cooperar puede ser alterada
si se cambian los mitos contando narraciones diferentes. En las circunstancias apropiadas, los mitos
pueden cambiar rápidamente. En 1789, la población francesa pasó, casi de la noche a la mañana, de
creer en el mito del derecho divino de los reyes a creer en el mito de la soberanía del pueblo. En
consecuencia, desde la revolución cognitiva Homo sapiens ha podido revisar rápidamente su
comportamiento de acuerdo con las necesidades cambiantes. Esto abrió una vía rápida de evolución
cultural, que evitaba los embotellamientos de tránsito de la evolución genética. Acelerando a lo largo
de esta vía rápida, Homo sapiens pronto dejó atrás a todas las demás especies humanas y animales en
su capacidad de cooperar.
El comportamiento de otros animales sociales está determinado en gran medida por sus genes. El
ADN no es un autócrata. El comportamiento animal está asimismo influido por factores ambientales
y peculiaridades individuales. No obstante, en un mismo ambiente los animales de la misma especie
tienden a comportarse de manera similar. Los cambios importantes en el comportamiento social no
pueden darse en general sin mutaciones genéticas. Por ejemplo, los chimpancés comunes tienen una
tendencia genética a vivir en grupos jerárquicos encabezados por un macho alfa. Una especie de
chimpancés estrechamente emparentada, los bonobos, viven por lo general en grupos más
igualitarios dominados por alianzas entre hembras. Las hembras de chimpancé común no pueden
tomar lecciones de sus parientas bonobos y organizar una revolución feminista. Los machos de
chimpancé no pueden reunirse en una asamblea constituyente para abolir el cargo de macho alfa y
declarar que a partir de ahora todos los chimpancés tendrán que ser tratados como iguales. Estos
cambios espectaculares de comportamiento solo se darían si algo cambiara en el ADN de los
chimpancés.
Por razones similares, los humanos arcaicos no iniciaron ninguna revolución. Hasta donde
podemos decir, los cambios en los patrones sociales, la invención de nuevas tecnologías y la
colonización de hábitats extraños resultaron de mutaciones genéticas y de presiones ambientales más
que de iniciativas culturales. Esta es la razón por la que a los humanos les llevó cientos de miles de
años dar estos pasos. Hace dos millones de años, unas mutaciones genéticas dieron como resultado la

aparición de una nueva especie humana llamada Homo erectus. Su surgimiento estuvo acompañado
del desarrollo de una nueva tecnología de los utensilios líticos, que ahora se reconoce como un rasgo
que define a esta especie. Mientras Homo erectus no experimentó más alteraciones genéticas, sus
útiles de piedra continuaron siendo aproximadamente los mismos… ¡durante cerca de dos millones
de años!
En contraste, y ya desde la revolución cognitiva, los sapiens han sido capaces de cambiar
rápidamente su comportamiento y de transmitir nuevos comportamientos a las generaciones futuras
sin necesidad de cambio genético o ambiental. A título de ejemplo, basta considerar la repetida
aparición de élites sin hijos, como el sacerdocio católico, las órdenes monásticas budistas y las
burocracias de eunucos chinas. La existencia de dichas élites va contra los principios más
fundamentales de la selección natural, ya que estos miembros dominantes de la sociedad aceptan de
buen grado renunciar a la procreación. Mientras que los machos alfa de los chimpancés utilizan su
poder para tener relaciones sexuales con tantas hembras como sea posible (y en consecuencia son los
padres de una gran proporción de los jóvenes de la tropilla), el macho alfa que es el sacerdote
católico se abstiene completamente del acto sexual y del cuidado de los hijos. Esta abstinencia no
resulta de condiciones ambientales únicas como una carencia severa de alimentos o la falta de parejas
potenciales, ni es el resultado de alguna mutación genética peculiar. La Iglesia católica ha
sobrevivido durante siglos, no por transmitir un «gen del celibato» de un Papa al siguiente, sino por
transmitir los relatos del Nuevo Testamento y de la Ley canónica católica.
En otras palabras, mientras que los patrones de comportamiento de los humanos arcaicos
permanecieron inalterables durante decenas de miles de años, los sapiens pueden transformar sus
estructuras sociales, la naturaleza de sus relaciones interpersonales, sus actividades económicas y
toda una serie de comportamientos en el decurso de una década o dos. Consideremos el caso de una
residente de Berlín que hubiera nacido en 1900 y que hubiera vivido cien años. Habría pasado la
infancia en el imperio de Guillermo II, de los Hohenzollern; sus años adultos en la República de
Weimar, el Tercer Reich nazi y la Alemania Oriental comunista; y habría muerto siendo ciudadana de
una Alemania democrática y reunificada. Habría conseguido formar parte de cinco sistemas
sociopolíticos muy diferentes, aunque su ADN habría seguido siendo exactamente el mismo.
Esta fue la clave del éxito de los sapiens. En una pelea cuerpo a cuerpo, un neandertal
probablemente hubiera vencido a un sapiens. Pero en un conflicto de centenares de individuos, los
neandertales no tuvieron ninguna oportunidad. Los neandertales podían compartir información
acerca del paradero de los leones, pero probablemente no podían contar (ni revisar) relatos acerca de
espíritus tribales. Sin una capacidad para componer ficción, los neandertales eran incapaces de
cooperar de manera efectiva en gran número, ni pudieron adaptar su comportamiento social a retos
rápidamente cambiantes.
Aunque no podemos penetrar en la mente de un neandertal para entender cómo pensaban, tenemos
pruebas indirectas de los límites de su cognición en comparación con sus rivales sapiens. Los
arqueólogos que excavan localidades sapiens de 30.000 años de antigüedad en el centro de Europa
encuentran ocasionalmente conchas de las costas del Mediterráneo y del Atlántico. Con toda
probabilidad, estas conchas llegaron al interior del continente a través del comercio a larga distancia
entre diferentes bandas de sapiens. Las localidades de neandertales carecen de indicios de un
comercio parecido. Cada grupo manufacturaba sus propios utensilios a partir de materiales locales.[4]
Otro ejemplo procede del Pacífico Sur. Bandas de sapiens que vivieron en la isla de Nueva

Irlanda, al norte de Nueva Guinea, utilizaron un vidrio volcánico llamado obsidiana para producir
utensilios particularmente fuertes y aguzados. Sin embargo, Nueva Irlanda no tiene depósitos
naturales de obsidiana. Las pruebas de laboratorio revelaron que la obsidiana que usaron fue
transportada desde yacimientos en Nueva Bretaña, una isla situada a 400 kilómetros de distancia.
Algunos de los habitantes de dichas islas debieron de ser diestros navegantes que comerciaban de isla
en isla a lo largo de grandes distancias.[5]
Quizá parezca que el comercio es una actividad muy pragmática, que no necesita una base ficticia.
Pero lo cierto es que no hay otro animal aparte de los sapiens que se dedique al comercio, y todas las
redes comerciales de los sapiens de las que tenemos pruebas detalladas se basaban en ficciones. El
comercio no puede existir sin la confianza, y es muy difícil confiar en los extraños. La red comercial
global de hoy en día se basa en nuestra confianza en entidades ficticias como el dólar, el Banco de la
Reserva Federal y las marcas registradas totémicas de las corporaciones. Cuando dos extraños de una
sociedad tribal quieren comerciar, a menudo establecerán un lazo de confianza recurriendo a un dios
común, a un ancestro mítico o a un animal totémico.
Si los sapiens arcaicos que creían en tales ficciones comerciaban con conchas y obsidiana, es
razonable pensar que también pudieron haber intercambiado información, creando así una red de
conocimientos mucho más densa y amplia que la que servía a los neandertales y a otros humanos
arcaicos.
Las técnicas de caza proporcionan otra ilustración de estas diferencias. Por lo general, los
neandertales cazaban solos o en pequeños grupos. Los sapiens, en cambio, desarrollaron técnicas que
se basaban en la cooperación entre muchas decenas de individuos, e incluso quizá entre bandas
diferentes. Un método particularmente efectivo consistía en rodear a todo un rebaño de animales,
como caballos salvajes, y después perseguirlos y acorralarlos en un barranco estrecho, donde era
fácil sacrificarlos en masa. Si todo funcionaba de acuerdo con lo planeado, las bandas podían
conseguir toneladas de carne, grasa y pieles de animales en una sola tarde de esfuerzo colectivo, y o
bien consumir esta abundancia de carne en un banquete gigantesco, o bien secarla, ahumarla y
congelarla para su consumo posterior. Los arqueólogos han descubierto localidades en las que
manadas enteras eran sacrificadas anualmente de esta manera. Hay incluso lugares en los que se
erigían vallas y obstáculos con el fin de crear trampas artificiales y terrenos de matanza.
Podemos suponer que a los neandertales no les gustó ver sus terrenos de caza tradicionales
transformados en mataderos controlados por los sapiens. Pero si entre las dos especies estallaba la
violencia, los neandertales no saldrían mucho mejor parados que los caballos salvajes. Cincuenta
neandertales que cooperasen según los estáticos patrones tradicionales no eran rivales dignos para
quinientos sapiens versátiles e innovadores. E incluso si los sapiens perdían el primer asalto, pronto
podían inventar nuevas estratagemas que les permitieran ganar la próxima vez.

¿QUÉ OCURRIÓ EN LA REVOLUCIÓN COGNITIVA?

Nueva capacidad

Consecuencias más generales

La capacidad de transmitir mayores cantidades de información acerca del mundo Planificar y ejecutar acciones complejas, como evitar a los leones y cazar bisontes.

que rodea a Homo sapiens.
La capacidad de transmitir mayores cantidades de información acerca de las
relaciones sociales de los sapiens.

Grupos mayores y más cohesivos, que llegan a ser de hasta 150 individuos.

La capacidad de transmitir información sobre cosas que no existen realmente,
como espíritus tribales, naciones, sociedades anónimas y derechos humanos.

a) Cooperación entre un número muy grande de extraños.
b) Innovación rápida del comportamiento social.

HISTORIA Y BIOLOGÍA
La inmensa diversidad de las realidades imaginadas que los sapiens inventaron, y la diversidad
resultante de patrones de comportamiento, son los principales componentes de lo que llamamos
«culturas». Una vez que aparecieron las culturas, estas no han cesado nunca de cambiar y
desarrollarse, y tales alteraciones imparables son lo que denominamos «historia».
La revolución cognitiva es, en consecuencia, el punto en el que la historia declaró su
independencia de la biología. Hasta la revolución cognitiva, los actos de todas las especies humanas
pertenecían al ámbito de la biología o, si el lector lo prefiere, de la prehistoria (tiendo a evitar el
término «prehistoria» porque implica erróneamente que incluso antes de la revolución cognitiva los
humanos pertenecían a una categoría propia). A partir de la revolución cognitiva, las narraciones
históricas sustituyen a las teorías biológicas como nuestros medios primarios a la hora de explicar el
desarrollo de Homo sapiens. Para entender la aparición del cristianismo o de la Revolución francesa,
no es suficiente comprender la interacción de genes, hormonas y organismos. Es necesario tener en
cuenta asimismo la interacción de ideas, imágenes y fantasías.
Esto no quiere decir que Homo sapiens y la cultura humana estuvieran exentos de leyes
biológicas. Seguimos siendo animales, y nuestras capacidades físicas, emocionales y cognitivas están
todavía conformadas por nuestro ADN. Nuestras sociedades están construidas a partir de las mismas
piezas fundamentales que las sociedades de los neandertales o los chimpancés, y cuanto más
examinamos estas piezas fundamentales (sensaciones, emociones, lazos familiares) menos
diferencias encontramos entre nosotros y los demás simios.
Sin embargo, es un error buscar diferencias al nivel del individuo o de la familia. De uno en uno,
incluso de diez en diez, somos embarazosamente parecidos a los chimpancés. Las diferencias
significativas solo empiezan a aparecer cuando cruzamos el umbral de los 150 individuos, y cuando
alcanzamos los 1.000-2.000 individuos, las diferencias son apabullantes. Si intentáramos agrupar
miles de chimpancés en la plaza de Tiananmen, en Wall Street, el Vaticano o la sede central de las
Naciones Unidas, el resultado sería un pandemonio. Por el contrario, los sapiens se reúnen
regularmente a millares en estos lugares. Juntos, crean patrones ordenados (por ejemplo, redes
comerciales, celebraciones masivas e instituciones políticas) que nunca hubieran podido crear
aislados. La verdadera diferencia entre nosotros y los chimpancés es el pegamento mítico que une a
un gran número de individuos, familias y grupos. Este pegamento nos ha convertido en los dueños de
la creación.
Desde luego, también necesitamos otras habilidades, como la capacidad de fabricar y usar
utensilios. Pero la producción de utensilios tiene pocas consecuencias a menos que esté emparejada

con la capacidad de cooperar con muchos otros. ¿Cómo es que en la actualidad tenemos misiles
intercontinentales con cabezas nucleares, mientras que hace 30.000 años solo teníamos palos con
puntas de lanza de pedernal? Fisiológicamente, no ha habido una mejora importante en nuestra
capacidad de producir utensilios a lo largo de los últimos 30.000 años. Albert Einstein era mucho
menos diestro con sus manos que un antiguo cazador-recolector. Sin embargo, nuestra capacidad de
cooperar con un gran número de extraños ha mejorado de manera espectacular. La antigua punta de
lanza de pedernal era producida en cuestión de minutos por una única persona, que contaba con el
consejo y la ayuda de unos pocos amigos íntimos. La producción de una moderna cabeza nuclear
requiere la cooperación de millones de extraños en todo el mundo: desde los obreros que extraen el
mineral de uranio en las profundidades de la tierra hasta los físicos teóricos que escriben largas
fórmulas matemáticas para describir las interacciones de las partículas subatómicas.

Para resumir la relación entre biología e historia después de la revolución cognitiva:
a. La biología establece los parámetros básicos para el comportamiento y las capacidades
de Homo sapiens. Toda la historia tiene lugar dentro de los límites de esta liza biológica.
b. Sin embargo, esta liza es extraordinariamente grande, lo que permite que los sapiens
jueguen a una asombrosa variedad de juegos. Gracias a su capacidad para inventar la
ficción, los sapiens crean juegos cada vez más complejos, que cada generación desarrolla
y complica todavía más.
c. En consecuencia, para poder comprender de qué manera se comportan los sapiens,
hemos de describir la evolución histórica de sus acciones. Referirse únicamente a nuestras
limitaciones biológicas sería como si un comentarista de deportes radiofónico, al
retransmitir los campeonatos de la Copa del Mundo de Fútbol, ofreciera a sus radioyentes
una descripción detallada del campo de juego en lugar de la narración de lo que estuvieran
haciendo los jugadores.
¿A qué juegos jugaban nuestros ancestros de la Edad de Piedra en la liza de la historia? Hasta
donde sabemos, las gentes que esculpieron el hombre león de Stadel hace unos 30.000 años tenían las
mismas capacidades físicas, emocionales e intelectuales que nosotros. ¿Qué hacían cuando se
despertaban por la mañana? ¿Qué comían en el desayuno y en el almuerzo? ¿Qué aspecto tenían sus
sociedades? ¿Tenían relaciones monógamas y familias nucleares? ¿Poseían ceremonias, códigos
morales, torneos deportivos y rituales religiosos? ¿Se enzarzaban en guerras? El capítulo siguiente
fisga a hurtadillas tras el telón de los tiempos, y analiza cómo era la vida en los milenios que separan
la revolución cognitiva de la revolución agrícola.

3
Un día en la vida de Adán y Eva

Para comprender nuestra naturaleza, historia y psicología, hemos de penetrar en la cabeza de
nuestros antepasados cazadores-recolectores. Durante casi la totalidad de la historia de nuestra
especie, los sapiens vivieron como recolectores de alimento. Los últimos 200 años, durante los
cuales un número cada vez mayor de sapiens han obtenido su pan de cada día como trabajadores
urbanos y oficinistas, y los 10.000 años precedentes, durante los cuales la mayoría de los sapiens
vivieron como agricultores y ganaderos, son como un parpadeo comparados con las decenas de
miles de años durante los cuales nuestros antepasados cazaron y recolectaron.
El campo floreciente de la psicología evolutiva argumenta que muchas de nuestras características
sociales y psicológicas actuales se modelaron durante esta larga era preagrícola. Incluso en la
actualidad, afirman los expertos de este campo, nuestro cerebro y nuestra mente están adaptados a una
vida de caza y recolección. Nuestros hábitos alimentarios, nuestros conflictos y nuestra sexualidad
son resultado de la manera en que nuestra mente cazadora-recolectora interactúa con nuestro
ambiente postindustrial actual, con sus megaciudades, aviones, teléfonos y ordenadores. Este
ambiente nos proporciona más recursos materiales y una vida más larga de los que gozó cualquier
generación anterior, pero a veces hace que nos sintamos alienados, deprimidos y presionados. Para
comprender el porqué, aducen los psicólogos evolutivos, necesitamos ahondar en el mundo de los
cazadores-recolectores que nos modeló, el mundo que, en el subconsciente, todavía habitamos.
¿Por qué razón, si no, la gente se atiborra de comida con un elevado contenido calórico que no le
hace ningún bien al cuerpo? Las sociedades ricas actuales están a punto de padecer una plaga de
obesidad, que se está extendiendo rápidamente a los países en vías de desarrollo. La razón por la que
nos regodeamos en los alimentos más dulces y grasientos que podemos encontrar es un enigma,
hasta que consideramos los hábitos alimentarios de nuestros ancestros recolectores. En las sabanas y
los bosques en los que habitaban, los dulces con un alto contenido calórico eran muy raros y la
comida en general era escasa. Un recolector medio de comida de hace 30.000 años solo tenía acceso
a un tipo de alimento dulce: la fruta madura y la miel. Si una mujer de la Edad de Piedra daba con un
árbol cargado de higos, la cosa más sensata que podía hacer era comer allí mismo tantos como
pudiera, antes de que la tropilla de papiones local dejara el árbol vacío. El instinto de hartarnos de
comida de alto contenido calórico está profundamente arraigado en nuestros genes. En la actualidad,
a pesar de que vivimos en apartamentos de edificios de muchos pisos y con frigoríficos atestados de
comida, nuestro ADN piensa todavía que estamos en la sabana. Esto es lo que nos hace tragarnos una
copa grande de helado Ben & Jerry cuando encontramos una en el congelador, y la acompañamos
con una Coca-Cola gigante.
Esta teoría del «gen tragón» está ampliamente aceptada. Otras teorías son mucho más discutidas.
Por ejemplo, algunos psicólogos evolutivos aducen que las antiguas bandas de humanos que
buscaban comida no estaban compuestas de familias nucleares centradas en parejas monógamas. Por
el contrario, los recolectores vivían en comunas carentes de propiedad privada, relaciones

monógamas e incluso paternidad. En una banda de este tipo, una mujer podía tener relaciones
sexuales y formar lazos íntimos con varios hombres (y mujeres) simultáneamente, y todos los
adultos de la banda cooperaban en el cuidado de sus hijos. Puesto que ningún hombre sabía a ciencia
cierta cuál de los niños era el suyo, los hombres demostraban igual preocupación por todos los
jóvenes.
Esta estructura social no es una utopía propia de la era de Acuario. Está bien documentada entre
los animales, en especial en nuestros parientes más próximos, los chimpancés y los bonobos. Existen
incluso varias culturas humanas actuales en las que se practica la paternidad colectiva, como, por
ejemplo, los indios barí. Según las creencias de dichas sociedades, un niño no nace del esperma de un
único hombre, sino de la acumulación de esperma en el útero de una mujer. Una buena madre
intentará tener relaciones sexuales con varios hombres diferentes, en especial cuando está
embarazada, de manera que su hijo goce de las cualidades (y del cuidado paterno) no solo del mejor
cazador, sino también del mejor narrador de cuentos, del guerrero más fuerte y del amante más
considerado. Si esto parece ridículo, recuerde el lector que hasta el desarrollo de los estudios
embriológicos modernos, la gente no disponía de pruebas sólidas de que los bebés son siempre hijos
de un único padre y no de muchos.
Los defensores de esta teoría de la «comuna antigua» argumentan que las frecuentes infidelidades
que caracterizan a los matrimonios modernos, y las elevadas tasas de divorcio, por no mencionar la
cornucopia de complejos psicológicos que padecen tanto niños como adultos, es el resultado de
obligar a los humanos a vivir en familias nucleares y relaciones monógamas, que son incompatibles
con nuestro equipo lógico biológico.[1]
Muchos estudiosos rechazan de forma vehemente esta teoría, e insisten que tanto la monogamia
como la formación de familias nucleares son comportamientos humanos fundamentales. Aunque las
antiguas sociedades cazadoras-recolectoras tendían a ser más comunales e igualitarias que las
sociedades modernas, aducen estos investigadores, estaban constituidas por células separadas, cada
una de las cuales estaba formada por una pareja celosa y los hijos que tenían en común. Esta es la
razón de que hoy en día las relaciones monógamas y las familias nucleares sean la norma en la
inmensa mayoría de las culturas, de que hombres y mujeres tiendan a ser muy posesivos con su
pareja y con sus hijos, y de que incluso en estados modernos como Corea del Norte y Siria la
autoridad política pase de padre a hijo.
Con el fin de resolver esta controversia y de entender nuestra sexualidad, nuestra sociedad y
nuestra política, necesitamos conocer algo acerca de las condiciones de vida de nuestros antepasados,
para examinar de qué manera vivieron los sapiens entre la revolución cognitiva de hace 70.000 años
y el inicio de la revolución agrícola hace unos 12.000 años.

Lamentablemente, existen muy pocas certezas en lo que a la vida de nuestros antepasados se refiere.
El debate entre las escuelas de la «comuna antigua» y de la «monogamia eterna» se basa en pruebas
endebles. Sin duda, carecemos de documentos escritos de la época de nuestros ancestros, y las
pruebas arqueológicas consisten principalmente en huesos fosilizados y utensilios líticos. Los
artefactos hechos con materiales más perecederos (como madera, bambú o cuero) sobreviven solo en
condiciones únicas. La impresión común de que los humanos preagrícolas vivían en una Edad de
Piedra es una idea falsa basada en este sesgo arqueológico. Sería más exacto llamar Edad de la

Madera a la Edad de Piedra, porque la mayoría de los utensilios utilizados por los antiguos
cazadores-recolectores estaban hechos de madera.
Cualquier reconstrucción de la vida de los antiguos cazadores-recolectores a partir de los
artefactos que han sobrevivido es muy problemática. Una de las diferencias más notables entre los
recolectores antiguos y sus descendientes agrícolas e industriales es que, para empezar, los
cazadores-recolectores tenían muy pocos artefactos, y estos desempeñaban un papel
comparativamente modesto en su vida. A lo largo de su vida, un individuo medio de una sociedad
moderna rica poseerá varios millones de artefactos, desde automóviles y casas hasta pañales
desechables y botellas de leche. Apenas hay una actividad, una creencia o incluso una emoción que no
estén mediadas por objetos que hemos inventado nosotros mismos. Nuestros hábitos alimentarios
están mediados por una colección apabullante de tales objetos, desde cucharas y vasos hasta
laboratorios de ingeniería genética y enormes barcos que surcan los mares. En el juego, utilizamos
una plétora de juguetes, desde tarjetas de plástico hasta estadios con 100.000 localidades. Nuestras
relaciones románticas y sexuales están equipadas con anillos, camas, bonitos vestidos, ropa interior
excitante, condones, restaurantes de moda, moteles baratos, vestíbulos de aeropuertos, salones de
bodas y compañías de catering. Las religiones aportan lo sagrado a nuestra vida con iglesias góticas,
mezquitas musulmanas, ashrams hindúes, rollos de pergaminos de la Torá, molinetes de oraciones
tibetanos, casullas sacerdotales, cirios, incienso, árboles de Navidad, bolas de pan ácimo, lápidas e
iconos.
No nos damos cuenta de lo ubicuo que es nuestro material hasta que tenemos que transportarlo a
una nueva casa. Los cazadores-recolectores cambiaban de casa cada mes, cada semana y a veces
incluso cada día, cargando a la espalda todo lo que tenían. No había compañías de mudanzas, carros,
ni siquiera animales de carga para compartir la carga. Por consiguiente, tenían que ingeniárselas solo
con las posesiones más esenciales. Entonces es razonable suponer que la mayor parte de su vida
mental, religiosa y emocional se realizaba sin la ayuda de artefactos. Un arqueólogo que trabajara
dentro de 100.000 años podría componer una imagen razonable de las creencias y las prácticas de los
musulmanes a partir de la miríada de objetos que desenterraría en las ruinas de una mezquita. Sin
embargo, nosotros apenas acertamos a comprender las creencias y los rituales de los antiguos
cazadores-recolectores. Es un dilema muy parecido al que se enfrentaría un futuro historiador si
tuviera que ilustrar el mundo social de los adolescentes del siglo XXI únicamente sobre la base de lo
que sobreviviera de su correo postal, puesto que no quedarán registros de sus conversaciones
telefónicas, correos electrónicos, blogs y mensajes de texto.
Así, fiarse de los artefactos sesgará cualquier relato de la vida de los antiguos cazadoresrecolectores. Una manera de no incurrir en este error es observar las modernas sociedades de
cazadores-recolectores. Estas se pueden estudiar directamente mediante la observación
antropológica; pero hay buenas razones para ser muy precavido a la hora de extrapolar conclusiones
de las sociedades de cazadores-recolectores modernas a las antiguas.
En primer lugar, todas las sociedades de cazadores-recolectores que han sobrevivido hasta la
época moderna han sido influidas por las sociedades agrícolas e industriales modernas. En
consecuencia, es arriesgado suponer que lo que es cierto para ellas también lo fue hace decenas de
miles de años.
En segundo lugar, las sociedades de cazadores-recolectores modernas han sobrevivido
principalmente en áreas con condiciones climáticas difíciles y terreno inhóspito, poco apto para la

agricultura. Sociedades que se han adaptado a las condiciones extremas de lugares tales como el
desierto de Kalahari, en el África austral, bien pudieran proporcionar un modelo engañoso para la
comprensión de sociedades antiguas en áreas fértiles tales como el valle del río Yangtsé. En
particular, la densidad de población en una región tal como el desierto de Kalahari es mucho menor
de lo que era en las inmediaciones del antiguo Yangtsé, y esto tiene implicaciones importantes para
cuestiones clave sobre el tamaño y la estructura de las bandas humanas y las relaciones entre ellas.
En tercer lugar, la característica más notable de las sociedades de cazadores-recolectores es lo
diferentes que son unas de otras. No solo difieren de una parte del mundo a otra, sino incluso dentro
de una misma región. Un buen ejemplo es la enorme variedad que los colonos europeos encontraron
entre los pueblos aborígenes de Australia. Inmediatamente antes de la conquista inglesa, en el
continente vivían entre 300.000 y 700.000 cazadores-recolectores en 200-600 tribus, cada una de las
cuales se dividía asimismo en diversas cuadrillas.[2] Cada tribu tenía su propio lenguaje, religión,
normas y costumbres. Alrededor de lo que ahora es Adelaida, en el sur de Australia, había varios
clanes patrilineales que creían descender de la línea paterna. Estos clanes se unían en tribus sobre una
base estrictamente territorial. En cambio, algunas tribus del norte de Australia daban más importancia
al linaje materno, y la identidad tribal de una persona dependía de su tótem y no de su territorio.
Parece razonable que la variedad étnica y cultural entre los antiguos cazadores-recolectores fuera
asimismo impresionante, y que los 5-8 millones de cazadores-recolectores que poblaban el mundo en
los albores de la revolución agrícola estuvieran divididos en miles de tribus separadas, con miles de
lenguajes y culturas diferentes.[3] Después de todo, esta fue una de las principales herencias de la
revolución cognitiva. Gracias a la aparición de la ficción, incluso personas con la misma
constitución genética que vivían en condiciones ambientales similares pudieron crear realidades
imaginadas muy diferentes, que se manifestaban en normas y valores diferentes.
Por ejemplo, existen razones para creer que una banda de cazadores-recolectores que viviera
hace 30.000 años en el lugar en el que ahora se encuentra Madrid habría hablado un lenguaje
diferente de una cuadrilla que viviera donde ahora está situada Barcelona. Una banda podía haber
sido beli